DOROTHY DRAPER 1889-1969

DorothyDraperDorothy Draper fue la fundadora de Dorothy Draper & Company, la primera oficina de Diseño de Interiores en EEUU.

Exuberante y anti-minimalista, Dorothy Draper, originalmente Dorothy Tuckerman, nació en una familia aristócrata en el año 1889 en el estado de Nueva York. Creció en una de las comunidades más exclusivas del país, Tuxedo Park, y su bisabuelo fue uno de los signatarios de la Declaración de Independencia de los Estados Unidos. Para Draper su linaje era muy importante pues le permitía participar en círculos sociales donde su trabajo era solicitado y apreciado. Durante su infancia y adolescencia, Draper viajó anualmente a Europa con su familia. Estos viajes sembraron su gusto por la decoración y le permitieron aprender de primera mano sobre estilos históricos, los mismos que años después desafiaría con sus propuestas modernas e innovadoras.

En 1925, en una época donde no era común que las mujeres trabajaran, mucho menos emprender su propio negocio, Draper estableció una compañía de diseño de interiores, la cual renombró como Dorothy Draper & Company en 1929. Con la fundación de su compañía, Draper estableció el diseño de interiores como profesión en los Estados Unidos. Al momento de abrir su compañía la decoración no era algo nuevo para Draper, lo venía haciendo con naturaleza desde que contrajo matrimonio en 1912 y decoró su primera casa. Durante los dieciocho años de matrimonio con George Draper, con quien tuvo tres hijos, habitó en varias residencias, lo cual le permitió expandir su portafolio de decoración rápidamente y dar a conocer su gusto y talento entre familiares y amigos quienes fueron los que la alentaron a establecerse profesionalmente. Entre su círculo cercano se encontraba nada más y nada menos que la familia presidencial. Draper era pariente de Eleanor Roosevelt y su esposo fue el médico personal de Franklin D. Roosevelt. Draper estaba tan bien relacionada que los mejores hoteles del mundo la buscaban sabiendo que solo con incluir su nombre en sus proyectos les traería éxito.

A Draper se le atribuye la creación del estilo “Barroco Moderno”. El estilo se destacaba por el uso llamativo de color y por usar superficies brillantes en los techos y en los pisos, los cuales generalmente eran blancos o negros, o una combinación de los dos. Además de las paletas de colores, Draper utilizaba espejos, telas, papel tapiz y objetos exóticos en unas combinaciones únicas y atrevidas que se las terminarían conociendo como the Draper touch, y la cual marcó su fase laboral más conocida, la que tuvo lugar después de su divorcio en 1930.  A Draper le tomó algunos años superar la depresión causada por su divorcio pero eso no le impidió encontrar su “toque” y encaminar hacia convertirse la diseñadora de interiores americana más conocida de su tiempo. Draper decía que el color tenía un efecto vital y positivo en la salud de las personas. Pero el toque de Draper se volvió muy costoso en los últimos años de su práctica, teniendo muchas veces que aportar parte de sus propias finanzas para obtener el resultado que quería. Draper se vio obligada a vender su compañía en 1960, pero dejó un legado muy importante que ha inspirado a diseñadores contemporáneos como Kelly Wearstler, Jonathan Adler y Philippe Starck. Entre sus trabajos más reconocidos se encuentran el restaurante del Metropolitan Museum of Art en New York, el Carlyle Hotel en New York, Palacio Quitandinha en Brasil, el hotel The Greenbrier en West Virginia, el hotel Arrowhead Springs en California y el restaurante Camellia House en Chicago. Los hoteles y resorts fueron los proyectos que le permitieron realizar sus visiones en su totalidad, diseñando desde los interiores hasta los uniformes de los empleados.

Carleton Varney, reconocido diseñador de interiores y actual presidente de Dorothy Draper & Company, considera a Draper como una genia sin la cual no hubiera existido la decoración como profesión. Draper diseñÓ también la envoltura para una línea de cosméticos, el interior de aviones  y una línea de automóviles para Packard y Chrysler en la década de los 50. Además de su práctica, Draper escribió libros y columnas en periódicos donde promovía el diseño como símbolo de autoexpresión y el color como símbolo de optimismo.

En el 2006, el Museo  de la Ciudad de Nueva York exhibió una muestra retrospectiva sobre Dorothy Draper, donde por primera vez en la historia un museo reconocido otorga tal honor a un profesional de decoración de interiores.

Más información:
Varney, Carleton. (1988). The Draper Touch The High Life & High Style of Dorothy Draper, New York: Prentice-Hall, Inc. (ISBN 0-13-219080-X)
Página de Dorothy Draper and Company
Revista Architectural Digest, Remembering Dorothy Draper’s Legendary Interior Design Style
Museum of the City of New York, The High Style of Dorothy Draper
The Surreal Deal, 
Scutts, Joanna, Inside 1930s Designer Dorothy Draper’s Riotously Colorful World, Curbed, Julio 2015
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s