MATHILDE DIAZ VELEZ 1899-1986

Mathilde Díaz Vélez, urbanista, intelectual, estanciera y empresaria argentina, también se dedicó al estudio de los problemas sociales.

Mathilde Díaz Vélez, de sobrenombre “Patina”, nació en Argentina siendo parte de una familia de la aristocracia porteña, católica, proveniente por ambos padres de linajes históricos. Su bisabuelo fue un militar argentino que participó en las luchas por la Independencia y por parte de madre, Alvarez de Toledo, perteneciente a una de las familias nobles más tradicionales de España.

Durante su infancia, residió junto a su familia en el Palacio Díaz Vélez ubicado sobre la Av. Montes de Oca en el barrio de Barracas y pasaba largas vacaciones de verano en Un Durazno, estancia que heredó su padre, quién en 1914, contrató al famoso paisajista francés Carlos Thays para que diseñara un parque que integrara la naturaleza autóctona y silvestre de laguna con la arquitectura italianizante de la casa.

Desde muy joven debió hacerse cargo de la administración y mejora de los bienes heredados. Fue empresaria exitosa en un sector dominada por hombres y sostenía que “campo e industria son actividades complementarias”.

Urbanista, se desarrolló en esta disciplina convencida de la necesidad de generar nuevos tejidos urbanos que permitieran a cada argentino contar con una vivienda propia.

Uno de ellos, en la que actuó como continuadora de la obra pionera de su abuelo, fue la Villa Díaz Vélez, en el balneario de la ciudad de Necochea. Eustoquio Díaz Vélez, había comenzado a finales del siglo XIX, con el trazado de algunas calles y las primeras construcciones con la innovadora intención de consolidar a la Villa como centro turístico de veraneo, convirtiéndola en uno de los primeros y por lo tanto más antiguos sitios vacacionales de veraneo de la costa atlántica argentina. Carlos Díaz Vélez, padre de Mathilde, logró en 1911 que la misma formara parte del tejido urbano de Nechochea y posteriormente, Mathilde, junto con su hermana, se dedicaron a aumentar la venta de lotes, convirtiendo a esa área, debido a su crecimiento, en el centro de la actividad de la ciudad durante los meses de verano.

La otra, ubicada en el Partido de San Vicente, en el kilómetro 32 de la línea principal del Ferrocarril del Sud, luego Roca, fue su gran aporte como urbanista y surgió como consecuencia de su idea de crear una población convencida del vínculo entre la vivienda propia y el desarrollo digno de las personas.

El 18 de mayo de 1934, presentó un proyecto ante el Ministerio de Obras Públicas de la Provincia de Buenos Aires para que en las tierras de su propiedad, del hasta entonces conocido como campo “La Yaya” se fundara un pueblo con el nombre de “Guernica”.

“Propongo finalmente como nombre del nuevo pueblo, el de Guernica en el deseo de perpetuar en este país, el recuerdo de un nombre tan significativo para las libertades del país Vasco y el de rendir un homenaje a la patria de los ascendientes de mi familia y de tantos esclarecidos personajes cuyo paso por la Argentina ha dejado huellas imperecederas”

El 24 de abril de 1935, dejó delimitada la planta urbana, demarcándose los lotes destinados a las instituciones municipales, la iglesia, la casa del cura, el telégrafo y la escuela como también las zonas para chacras y quintas. Patina, previó en su diseño espacio para todas las instituciones necesarias para el progreso de la comunidad.

Finalmente, el 16 de agosto de 1935, el Poder Ejecutivo Provincial aprobó el proyecto para la creación del pueblo.

Mathilde donó los terrenos para que se pudiera construir la Iglesia y el Club Social Cultural y Deportivo de Guernica y aspiró a que el pueblo fuera también una comunidad de artistas y una ciudad jardín.

Amiga personal de Victoria Ocampo, su interés común por la cultura, las llevó a compartir varios proyectos e ideas . Mathilde Díaz Vélez estuvo involucrada desde su origen en la creación de la Fundación Sur, siendo parte del Primer Consejo de Administración de esta institución sin fines de lucro, creada por Victoria Ocampo con el fin de promover actividades educativas, culturales y artísticas que tendieran al esclarecimiento y elevación espiritual a través de la difusión de las obras o ideas que resulten para tal fin.

Difusora de la trayectoria de Victoria, aún después del fallecimiento de la misma en 1979, continuó con la publicación de la Revista Sur a fin de evitar la suspensión de su tirada, tomando a su cargo la Presidencia del Consejo de Administración de la Fundación hasta sus últimos días.

Falleció el 9 de junio de 1986 a los 86 años dejando claro su compromiso con la cultura y la educación al determinar en su testamento la voluntad de que sus herederos fomentaran la educación agrícola ganadera. Para el cumplimiento de esta finalidad se creó la Fundación Díaz Vélez, dedicada a la promoción de la Educación Integral en el medio agropecuario en pos de mejorar la calidad de vida y el desarrollo personal.

Mujer urbanista, intelectual, estanciera y empresaria también se dedicó al estudio de los problemas sociales con una mirada de avanzada para la época, apoyando la formación de instituciones como la Asociación Femenina de Acción Rural.

Más información
Wikipedia : Mathilde Díaz Vélez
Wikipedia: Guernica
Fundación Sur
Un sitio que debe su origen a la conquista del desierto,  Diario La Nación 
Geneanet / Ancestros navarros y vascos en el Río de la Plata. Sus vínculos y costados
Foto Estación Guernica , Gustavo Durante
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s