Acerca de

Después de publicar 571 biografías de arquitectas durante la primera y la segunda temporada, seguimos tirando del hilo. Hemos preparado unas 180 más para este tercer ciclo y nos seguimos sorprendiendo.

A este punto se hacen más que evidentes las acciones de invisibilización que se han seguido para suprimir a las arquitectas de la historia. Joanna Russ, en su libro How to suppress womens writing identifica once métodos comunes que suelen ser usados para ignorar, condenar o minimizar el trabajo de las autoras. En este trayecto que estamos realizando desde 2015 encontramos procedimientos similares:

  • Negación de la autoría: obras asignadas a los esposos, hermanos o socios de las mujeres, a veces llevada a cabo por los historiadores como un sesgo inconsciente, como el caso de Plautilla Bricci.
  • Mala fe, como Louis Kahn que presentó en el MoMA el rascacielos de Filadelfia que diseñó Anne Tyng o Patrick Schumacher diciendo que es más autor él que que Zaha Hadid en una entrevista.
  • Impedimento de firmar las obras, a veces por normas legales, pero también hay casos como el de Nikolaus Pevsner que no permitía que Sadie Speigh firmara los artículos en Architectural Review.
  • Prohibición del acceso a la formación, como Gropius que consideraba que las mujeres no debían estudiar arquitectura en la Bauhaus, aun en contra de las leyes de la República de Weimar que establecían la educación universal .
  • Falsa categorización: pretender que una arquitecta es la clienta, la musa, la amante o la esposa del arquitecto. Tal es el caso de Truus Schröder, socia de Gerrit Rietveld.
  • Minimización de los aportes: Como cuando Le Corbusier señala que Charlotte Perriand borda almohadones.
  • Reforzamiento de estereotipos: subrayar que la arquitectura no es un campo para las mujeres como lo hace Carlo Scarpa.
Top Five de Un día | una arquitecta

 

El objetivo de Un día | una arquitecta consiste en rescatar las historias de las arquitectas ignoradas por la historia, en sus diferentes áreas de actuación. Aquí también se produce una necesaria reflexión sobre qué implica ser arquitecta, desjerarquizando especialidades, ampliando las posibilidades de acción y en definitiva, redefiniendo la profesión. El concepto de arquitectura no sale indemne después de este proceso de revisión.

Además realizamos una labor de difusión a través de los medios como nuestro Facebook, nuestro YouTube y nuestro Twitter. Sumamos además una serie de eventos y acciones en los que participamos, desde el inicio. Somos 70 redactores de diferentes países, colaborando para construir una historia más inclusiva.

Anuncios