AFRA BIANCHIN 1937-2011

Fuente: http://www.elledecor.it/design/flos-milano-mostra-tobia-scarpa-anima-segreta-delle-cose#6

Afra Bianchin, arquitecta y diseñadora italiana de fama internacional con una trayectoria profesional multifacética.

Afra Bianchin nació en Montebelluna el 28 de marzo de 1937. Cuando se licenció en 1969 en el Istituto Universitario di Architettura di Venezia (IUAV) podía contar ya con una consolidada y reconocida trayectoria profesional, vinculada, desde el principio y durante cuarenta años de actividad, a la de Tobia Scarpa (hijo de Carlo Scarpa), su marido y compañero de trabajo, quien había logrado convencerla, varios años antes, para que se matriculara en arquitectura (Masiero y Maguolo, 2009: 22), a pesar de que ella, en un primer momento, soñaba con ser ingeniera.

Tanto Afra como Tobia vivieron los años universitarios quedándose al margen de los juegos dialécticos entre cultura y poder, teoría y proyecto (Masiero, 1996: 7), volcando más bien sus intereses en el trabajo y en la responsabilidad que conlleva, y conjugándolos con las inevitables (y necesarias) influencias de la presencia en el IUAV de figuras de referencia como Albini, Gardella y del propio Carlo Scarpa. Esta manera de entender la ideología del moderno y su humanización, perseguida priorizando su ética de las relaciones (Masiero y Maguolo, 2009: 26) y su lógica más bien que su forma, a través de una idea rigurosa de belleza que fuese, por un lado, contingente y esencial y, por el otro, fuera y más allá del tiempo, inscribe su obra en el marco de un peculiar clasicismo que busca ‘otra’ modernidad.

Resulta bastante difícil identificar las características específicas de su propia contribución a los trabajos que desarrolló, de 1959 a 1999, de manera conjunta con su marido; tal y como explica Tobia en una entrevista con Marco Sorteni en 1986 (véase: Masiero y Maguolo, 2009: 22), Afra destacaba por sus capacidades de persuasión y veto frente a ciertas soluciones de diseño que no le parecían lo suficientemente rigurosas; sin embargo, de su rigor y de los vínculos que los dos se autoimponían en el proceso de diseño surgieron soluciones innovadoras en las que sus distintas indoles ― la curiosidad de Tobia y el sentido práctico de Afra, junto con su rigurosa búsqueda de lo esencial ― conseguían convertirse en estímulos creativos.

Antes de terminar la carrera en arquitectura, los dos habían ya empezado a trabajar con la empresa Venini (con la que Tobia había establecido sólidas relaciones de trabajo como diseñador ya a partir del 1957) en el sector de los cristales de Murano y durante el curso de Decoración de Franco Albini en 1959 habían diseñado conjuntamente el sillón Pigreco (la primera de una larga y exitosa serie de objetos de diseño y proyectos que los dos realizarían juntos, en los años siguientes), que fue realizado por la sociedad Santabona, presentado en la Triennale di Milano en 1960, y posteriormente realizado por Gavina (ahora Knoll International) a partir del 1962. De su colaboración con Dino Gavina (entre 1960 y 1963) nacieron el sofá Bastiano y la cama Vanessa. En 1960 participaron activamente en la creación de la empresa Flos, con la que establecieron una sólida y duradera colaboración (siendo, junto con los arquitectos Castiglioni, los diseñadores de la empresa), realizando lámparas de diseño conocidas a nivel mundial (Celestia, Fantasma, Biagio, Ariette, Papillona, Butterfly, Pierrot). Entre sus obras de diseño más destacadas se pueden mencionar la butaca Soriana (Cassina, 1968) – Compasso d’oro en 1970 – y la butaquita 925 (Cassina, 1966), éste último incluido en la colección permanente del MOMA de Nueva York.

Muchas son las empresas con las que Afra y Tobia trabajaron tanto de manera constante y continuada ― Cassina desde el 1963 hasta principios de los años 70; Stildomus desde el 1964; C&B (que a partir del 1974 cambió su denominación en B&B) desde el 1966; Maxalto desde el 1974 [1]; Molteni desde el 1973, para quienes diseñaron muchas piezas de mobiliario entre 1973 y 1992 y la propia casa de la familia Molteni (1985); Unifor desde el 1975, para quien se ocuparon del diseño de interiores de muchos puntos de venta en Roma, París, Milán; Meritalia desde mediados de los años ochenta ― como de forma más discontinua y ocasional, como Cadel, Dimensione Fuoco, Goppion, Casas, Andromeda, Leucos, Bernini, Merotto e Milan, Mizar, Geox, San Lorenzo (para quien en los años noventa diseñaron joyas y objetos domésticos en metal), etc.

Su trayectoria profesional  ha estado estrictamente vinculada con la del grupo Benetton a partir del año 1964, cuando realizaron su primera obra de arquitectura, la de la Casa Benetton (en Ponzano Veneto), y su primera fábrica de géneros de punto en Paderno di Ponzano en provincia de Treviso (ambos en colaboración con el ingeniero Carlo Maschietto, con quien desarrollaron muchos otros proyectos para Benetton), hasta llegar a la realización de muchos de los edificios industriales del grupo en Castrette di Villorba (Treviso) ―como, por ejemplo, en 1980, del Área Productiva Benetton “almacén intensivo robotizado” y, en 1993, del Área Productiva Benetton “división lana” con la restauración y reforma para el cambio de uso de la fábrica Benetton― e incluso a la imagen gráfica y diseño de interiores de muchas de las tiendas de la marca en Europa y en América. Pero Afra y Tobia no diseñaban sólo objetos de uso sino también pautas de comportamiento (Masiero, Maguolo y Bazzo, 2009): en las tiendas Benetton la idea tradicional de escaparate fue reemplazada por un innovador espacio-escaparate (la propia tienda), en el que se plantea una renovada relación entre producto, consumidor y vendedor.

Afra y Tobia conjugaron el profundo conocimiento de las técnicas constructivas tradicionales y artesanales ― basadas en una especial atención al lugar, al contexto, a los detalles, y en la “profunda comprensión de las cualidades de los materiales” (Midant, 2004: 810) ― con una fuerte actitud hacia una continua experimentación técnico-formal, fundamentada, a cualquier escala [2], en una ética del trabajo (que nunca han cambiado a lo largo de su carrera) y en una atenta búsqueda de la simplicidad, que no es el contrario de la complejidad, sino más bien una condición que la incluye (véase: Masiero y Maguolo, 2009: 35).

Entre sus obras, se destacan numerosas intervenciones de restauración de edificios históricos realizadas para instituciones públicas y privadas, como, por ejemplo, la reforma y diseño de mobiliario de la sala del Consejo en la ‘Loggia dei Grani’ en Montebelluna (1988), la restauración del Palazzo del Monte en Reggio Emilia (1989), la reforma (en colaboración con Flaviano Navone) de Palazzo Brusati Bonasi en Carpi (1994-98), la restauración y re-funcionalización de la Villa Spineda en Venegazzù (1999), para mencionar solo unas pocas.

Muchos fueron los premios ganados conjuntamente, entre ellos: el Compasso d’oro en 1970 por el sillón Soriana (citado anteriormente); el Nerocon Merit Award en 1982 para Master, muebles para oficinas (prod. Unifor, 1978); el Primer Premio Nacional de Diseño Otorgado en 1987 para Ronda (sillón y sofá), Albero (contenedores), Veronica (silla) (prod. Casas 1986); l’Auszeichnung für hohe Designqualität en 1992 para Pierrot (lampara; prod. Flos 1990); el premio I. F. – Industrie Forum Design Hannover en 1992 para Menu (mesa) (prod. Unifor 1987).

Afra y Tobia tuvieron tres hijos: Sebastiano, Nicolò y Carlotta; Sebastiano y Nicolò murieron trágicamente en dos accidentes de coche, el segundo algunos años después del primero, en 1997.

A partir de 1999, tanto la colaboración profesional como la relación afectiva entre Afra y Tobia termina (véase: Grippa, 2008).

Afra falleció en Trevignano el 30 de julio de 2011.

Notas

[1] Se trata de la empresa de Piero Busnelli, con quien Afra y Tobia entendían experimentar una renovada, más estricta relación entre producción industrial y alta artesanía.

[2] El modelo de asentamiento de la fábrica Benetton de Paderno (1964), por ejemplo, a pesar de su naturaleza industrial y funcional, reflejada en la solución técnico-constructiva de la estructura y de la cubierta de la nave destinada a las actividades propiamente productivas (que se articula en una sucesión de vigas prefabricadas con forma de X), construye un patrón espacial de ocupación del suelo casi urbano que hace claramente referencia a la articulación espacial de los elementos de las tradicionales villas vénetas.

Referencias bibliográficas
Grippa, Eva (2008) “Architetti si nasce. Intervista a Tobia Scarpa, premiato dall’Adi con il prestigioso Premio alla carriera XXI Compasso d’Oro”, La Repubblica del 27 de junio de 2008. Recuperado en: http://temi.repubblica.it/casa-congressoarchitettura/2008/06/27/architetti-si-nasce/ [fecha de consulta: 8 febrero 2018]
Masiero, Roberto. Afra E Tobia Scarpa, Architetture. Milano: Electa, 1996.
Midant, Jean-Paul (editado por), Diccionario Akal de la arquitectura del siglo XX. Madrid: Ediciones Akal, . 2004, p. 810.
Roberto Masiero y Michela Maguolo, “Cercando di capire,” in Masiero, Roberto, Maguolo, Michela y Bazzo, Evelina (editado por), Afra e Tobia Scarpa architetti 1959-1999. Tobia Scarpa architetto 2000-2009. Milano: Electa, 2009, pp. 13-57.
Más información
Conversation(s) con Afra e Tobia Scarpa en Domus
Afra Bianchin Scarpa en Wikipedia en alemán
Afra Bianchin Scarpa en Adi Design
Addio ad Afra Bianchin Scarpa, designer alter ego di Tobia
Afra e Tobia Scarpa en Floornature
Afra e Tobia Scarpa en Wikipedia en inglés
DA FLOS, A MILANO, LA MOSTRA TOBIA SCARPA: L’ANIMA SEGRETA DELLE COSE
Conversazione con Tobia Scarpa en Archimagazine
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s